Blog

RAZONES PARA CONTRATAR UN COACH DEPORTIVO

Una buena parte de los entrenadores, deportistas y profesionales del deporte desconocen exactamente qué es y qué hace un coach deportivo. El coach no es un entrenador, ni un profesor, ni un mentor, ni tan siquiera un experto en resolución de conflictos. Tan sólo es alguien que actúa como facilitador y como despertador de la conciencia en los demás. En el deporte, el trabajo del coach no dista mucho del que se realiza en el coaching ejecutivo o en el coaching personal.

A continuación, presento algunos ejemplos de casos cuándo un deportista o entrenador podría contratar con los servicios de un coach para ayudarle en su vida/trabajo.

  1. Cuando estás estancado y tienes que tomar una decisión. Por ejemplo: seguir en tu club o cambiar de equipo. Iniciar un nuevo proyecto o seguir con el que tienes. Escoger entre lo seguro y conocido o lo incierto y desconocido. Tus voces interiores te confunden al chocar la que te anima a perseguir tus sueños con la que te dice que es demasiado arriesgado. ¿A cuál de ellas creer? ¿Qué pasa si lo intentas y no sale bien? ¿Qué pasa si no lo intentas y te arrepientes después? Un coach te ayuda a indagar en lo que hay detrás de tus pensamientos y maneras de pensar y te ayuda a descubrir lo realmente importante para ti en cada decisión. No se trata de tomar las decisiones por ti, sino que te conozcas mejor para que tomes decisiones más coherentes, responsables y llenas de sentido.
  1. Cuando estás delante de una oportunidad. Quizás tienes que coger un tren que sólo pasa una vez y aprovecharlo, quizás tienes que crearte un futuro haciendo lo que más te gusta. Es posible que te sientas preparado para tener éxito y es posible que una mala gestión de esa sensación o convencimiento de seguridad se acabe convirtiendo en lo que te haga fallar. El coach te ayuda a mejorar tu inteligencia emocional, a gestionar tus emociones y tus diálogos internos. Con él aprendes a reconocer los principios del éxito y a escoger tus actitudes y comportamientos. Solamente cuando cuentas realmente con un carácter sólido es cuando estás verdaderamente preparado para afrontar los retos con altas garantías de éxito.
  1. Cuando no eres feliz. Si no eres feliz, necesitas un cambio o cambiar tú. O quizás acabas de pasar por una crisis. O estás a punto de perder la cabeza por algo. Sea lo que sea, un coach te puede ayudar en estas situaciones. Te ayudará a precisar con exactitud por qué no te sientes feliz y te ayudará a hacer los cambios necesarios para que te conviertas en el deportista que puedes llegar a ser.
  1. Cuando eres feliz. ¿Por qué alguien feliz y satisfecho con lo que tiene necesitaría un coach? Este es el momento ideal para estar abierto al crecimiento, a la mejora y a explorar nuevas maneras de plantearse y alcanzar nuevos y más desafiantes retos.

Leave a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *