Blog

EL COACHING DEPORTIVO PUEDE AYUDAR A PIQUÉ

El defensa del FC Barcelona, Gerard Piqué, ha realizado unas declaraciones durante la concentración del equipo en Inglaterra en el que declara, en una mirada autocrítica, que “fui el mejor central del mundo y tengo que volver a serlo.” El jugador también afirmó que “volver a estar entre los mejores del mundo es mi reto” y que su entrenador Luis Enrique le puede ayudar en este aspecto. Estas declaraciones representan un muy buen ejemplo para explicar en qué tipo de situaciones el coaching deportivo puede resultar de gran ayuda a los deportistas.

El punto de partida inicial de Piqué –si analizamos sus declaraciones desde el punto de vista del coaching– es un estado de insatisfacción. Piqué no está contento ni satisfecho con su actual nivel de rendimiento y quiere rendir más, jugar mejor, ser el defensa que él sabe que puede llegar a ser. Esta insatisfacción es la que le motiva a actuar, por eso, sentirse insatisfecho, descontento, decepcionado, disgustado, enfadado (o como lo queremos llamar) con la situación que uno mismo tiene en este momento, es bueno. Todos estos sentimientos a priori negativos, en el coaching decimos que son una buena señal, porque nos están indicando cosas, nos están hablando, nos están diciendo que si queremos que las cosas cambien, nosotros tenemos que cambiar y que si queremos que las cosas mejoren, nosotros tenemos que mejorar.

Este es el comienzo de cualquier proceso de coaching: que el deportista perciba que hay una distancia entre donde está ahora y dónde realmente quiere estar. Esto es lo que genera al deportista la motivación necesaria para cambiar y mejorar su vida. En estas situaciones, el coaching resulta de gran ayuda principalmente por dos motivos: porque hace tomar conciencia al deportista de todos los obstáculos que le impiden avanzar hacia su objetivo y porque responsabiliza al deportista de hacer uso de todos los recursos con los que cuenta para superar dichos obstáculos.

Si lo vemos en un gráfico, quizás quede más claro el ámbito de actuación del coaching deportivo.

coaching deportivo

Si seguimos analizando las declaraciones de Piqué bajo la perspectiva del coaching deportivo, tenemos que resaltar también otra cosa más sobre lo que dice, en concreto, tenemos que hablar del lenguaje que emplea.

Piqué utiliza la expresión “tengo que” cuando habla de volver a ser el mejor defensa del mundo. Hay una diferencia importante entre decir “tengo que” y “quiero”. Si tú dices “quiero ser el mejor defensa del mundo”, esto no es lo mismo que decir “tengo que ser el mejor defensa del mundo”. La diferencia está en el grado de implicación del que habla. Cuando utilizamos la expresión “tengo que”, eso implica que algo de fuera nos “obliga a”. Por ejemplo, a veces “queremos” hacer algo (irnos de vacaciones, salir con amigos,…) pero “tenemos que” hacer otras cosas (trabajar, ir al médico, acompañar a algún familiar,…). En todas estas cosas que “tenemos que” hacer nuestro grado de implicación y motivación no es el mismo que en las cosas que realmente “queremos” hacer. Así pues, una característica de un deportista que trabaja con un coach deportivo es que aprende a utilizar un lenguaje que le empodera y que, mentalmente, también le ayuda a trabajar para lograr su objetivo.

El ejemplo de Piqué pone de manifiesto las grandes posibilidades y aportaciones que el coaching puede hacer al mundo del deporte. Al final, todo se trata de que miremos atrás y sintamos que nos hemos convertido en las personas que sabíamos que podíamos llegar a ser. Seguramente no exista mayor victoria que esa.

Puedes leer el artículo de las declaraciones de Piqué en estos enlaces:

http://www.marca.com/2014/07/31/futbol/equipos/barcelona/1406811063.html

http://www.mundodeportivo.com/20140731/fc-barcelona/pique-ahora-no-creo-que-sea-el-mejor-central-del-mundo_54413382831.html

Leave a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *